Inicio > Columnistas > MI PAPA SUBIENDO

MI PAPA SUBIENDO

La historia regional tendrá que reconocer el gran esfuerzo de Antonio Cedeño, en conquistar la gobernación del estado, contra viento y marea, sobre traidores y bufones sigue en una lucha desigual caracterizada por los padrinazgos nacionales.

Trató el dirigente de hacer piso político y plataforma de lucha basado en el partido que militó durante su juventud. Levantó ídolos con pies de barro, pensando que los principios, valores éticos y morales podrían detener ambiciones personales a ultranza.

No fue así, en el momento que convalidaron buscaron excusas para sacarle el cuerpo.
Miren, en la práctica se quitó una pesada y costosa carga. Eran directivos que casi actuaban en la clandestinidad, quién conoce a Nacho, Norma o Víctor Salazar como luchadores populares en Puerto La Cruz. Igualmente a Ibis en el estado Anzoátegui, a esta última, la premio apoyándola para que fuese nombrada subsecretaria nacional del partido Copei, en ese mismo grupo también está Pedro Luis, cuyo único mérito gremial es haber tenido la habilidad de evitar elecciones en el sindicato de maestros para perpetuarse en la jefatura.

Cedeño Umanes al percatarse de la poca efectividad de estos señores, los puso a prueba recortándoles recursos, todos se fueron.

El líder de Mi Papa, es de la vieja escuela de Carlos Guevara León, famoso nacionalmente por el episodio de La Parlamatraca, además fue asistente de un presidente de la cámara de diputados y asistente del dueño del Diario El Nacional, de tal manera que no se podía engañar por mucho tiempo a Cedeño Umanes.

Guevara León decía que en política había que aparentar tener y manejar más dinero que el que en realidad se poseía, y para eso se endeudaba, hipotecaba casa con tal de vender esa imagen. Malo era, manifestaba, salir hacer campaña de limpio, porque la gente lo desechaba, en cambio en aparente abundancia económica la gente se acerca como abejas a la miel.

Carlos Guevara en una convención le ofrecía la presidencia a tres personas, buscando el apoyo financiero de todos, al final se resteaba e imponía al que le reportara más votos, a los demás les daba premios de consolación.

Marco estos dos ejemplos para que no crea nadie que Mi Papa es nuevo en política, por supuesto comete errores, siendo el más grande esa postura diplomática creyéndose enviado del Vaticano. Esa postura rígida, que en ocasiones lo hace ver como un caballo frenado impide que la gente se le acerque con confianza, uno entiende que en fondo busca borrar sus orígenes del tiempo vivido en Onoto, donde se la permanecía corriendo burras y caballos, ganándose el calificativo del Chirri.

Razón por la cual su padre lo envía a estudiar bachillerato en el internado de Aragua de Barcelona.

Lo otro, debe definir su liderazgo, no está concursando para Cardenal, ni para Obispo, busca la gobernación. No puede actuar como un líder religioso. Si se pone las pilas puede dar un batacazo, especialmente con el malestar que hay por la imposición de Barreto.

Pedro de Lila