Inicio > Columnistas > JEFES “EQUIS”

JEFES “EQUIS”

En la actualidad, sin duda alguna, la mayoría de las organizaciones están siendo encaminadas por líderes que pertenecen a la generación X, denominando así a todos aquellos nacidos entre la década del 60 y el 80. ¿Qué características tienen los integrantes de la Generación X, cómo piensan, y principalmente cómo actúan?

Con toda seguridad los miembros de la Generación X están influenciando de una u otra forma en el mundo empresarial, se encuentran presente en todos los niveles, tanto en organizaciones públicas, como privadas, de carácter comercial y en organizaciones sin fines de lucro, definitivamente están impactando con sus emprendimientos e incluso como asesores o consultores.

¿Cuál es el rasgo más característico de los X? Simple, lo más importante en precisar de la generación X es el inicio de la ruptura total del formalismo, característico hasta el momento, es decir, rompen con la formalidad empresarial a la que venían sometidos por su antecesor, “Los Baby Boomers”, demandan un entorno más informal y el abandono de la autoridad jerárquica en pro de estructuras más horizontal y flexible.

Los “X” se caracterizan por ser pioneros en políticas de flexibilidad y conciliación, son emprendedores por excelencia, ellos vivieron en carne propia que sus padres, “Los Baby Boomers”, pasaron toda una vida en grandes empresas, y algunos de ellos no tuvieron el final que tanto esperaban, es por ello que no van a esperar demasiado tiempo en un mismo lugar. Si los “X” perciben que no hay futuro en la empresa, para la cual trabajan, sencillamente la abandonaran, en busca de un mejor futuro.

Son aventureros, y buscan desafíos continuamente, nuevas experiencias para aprender y aumentar su principal activo (ellos mismos). Les da pánico el estancamiento, así, buscan un “feedback” continuo y valoran a los jefes con la capacidad de transmitir conocimientos y aconsejar.

A los lideres “X” les interesa que la organización para la cual trabajen, tenga bien estructurado un sistema de premios y castigos, es decir, saben la importancia de premiar a aquellos que hagan bien su trabajo, y castigar a aquellos que no hagan bien su labor, se mueven bien en las meritocracias.

Buscan un balance entre vida personal y laboral, a diferencia de los Baby boomers, que “vivieron para trabajar”, los X “trabajan para vivir”. Ellos se niegan a pagar el alto costo de no dedicar tiempo a la familia ni a los amigos. Por lo tanto, frente a una propuesta laboral que pueda deteriorar este balance, buscan inmediatamente la compensación ¿Cuánto me van a pagar por mi sacrificio?

Sí en tu organización tienes a un líder de la generación “X”, ocupando cualquier posición, entonces sácale provecha al máximo, ¿Cómo? Simple, estructura un sistema de premios y castigos, reconócele su sentido de importancia, que perciba que la organización le brindará un futuro seguro, y de forma innegable veras a un líder en su máxima expresión, otorgando un inmenso potencial por tu empresa

¡Qué esperas!

Manuel García