Inicio > Economía > El toque perfecto

El toque perfecto

Mucho se ha escrito sobre el contacto físico en el terreno de las habilidades sociales, algunas son ciertas y otras tantas son mitos, existen múltiples motivos para usar más el contacto físico

Los primates pasan aproximadamente el 20% de su tiempo tocándose, una conducta en la que depositan casi todas sus funciones sociales, y en los humanos podría incluso tener mayor importancia, el tacto es el sentido más desarrollado.

Vivimos en una sociedad contactofóbica, es decir, tenemos fobia a tocar a nuestros conocidos, apenas toleramos el contacto entre personas que no sean nuestros seres queridos, pero observemos cualquier documental, los animales no se comunican, sociabilizan, persuaden, seducen con palabras, sino con el contacto. La tecnología y la sociedad moderna aportan muchos motivos para que no nos toquemos. ¿Qué beneficios reportan el contacto?

Investigaciones demuestran que cuanto más contacto físico recibamos, mayor será el bienestar físico y psicológico, dentro de los beneficios puntuales encontramos:

a) Mejoraría de la salud física y mental, existen múltiples receptores de presión en la piel, que al ser tocado de forma apropiada y respetuosa, envían una señal al cerebro para que se inicie la reducción de la producción de cortisol, la hormona responsable del estrés, y de forma simultanea se liberen hormonas como la serotonina, dopamina y oxitocina, responsables en parte de la sensación de bienestar, es decir un toque ligero, oportuno y respetuoso reduce el estrés y mejora la sensación de felicidad en la persona que recibe el toque.

b) Podrán comunicar las emociones de forma efectiva, se ha demostrado en diferentes estudios, con solvencia académica, que con tan sólo tocar, mientras se comunica una idea, es posible comunicar en un 78% de eficacia hasta 8 emociones: Gratitud, miedo, enfado, desagrado, amor, simpatía, tristeza y felicidad, el contacto físico es una forma mucho más precisa de comunicación que las expresiones faciales, es por ello que le invito a tocar de forma leve y respetuosa, al momento de hablar con su interlocutor, con esto añadirá a su comunicación mayor dinamismo y transmitirá mejor sus emociones, logrando así la empatía y un vínculo duradero.

c) Aumentará su capacidad de persuasión, tocar a alguien ligeramente en la parte superior de su brazo puede incrementar mucho las posibilidades de que acepte una petición suya, es más probable que alguien le dé o haga un favor si al momento de saludarlo le da un ligero toque en la parte superior del brazo. En una investigación las camareras que tocaron a los clientes al devolverles el cambio recibieron una cantidad significativamente mayor de propinas. A este efecto se le llamó “el toque de Midas”.
Recuerde cuando haga una petición importante para usted intente acompañarla con un ligero contacto en el brazo u hombro de su interlocutor para aumentar las probabilidades de que le diga que sí.

Manuel García