Inicio > Columnistas > Aristóbulo, otra vez gobernador

Aristóbulo, otra vez gobernador

Había que estar presente frente a la Casa Fuerte de Barcelona para ver la inmensidad de personas que asistieron al lanzamiento de la candidatura de Aristóbulo Istúriz, se notaba la presencia de todos los sectores, venían del norte, este, sur, y oeste de la ciudad.

El mismo bulevar 5 de Julio al terminar el evento se veía lleno con el caminar de los seguidores que se dirigían a sus respectivas casas.

Ya Anzoátegui lo conoce y sabe de su potencial trabajo capaz de estar 20 horas diarias al frente de sus funciones, ahora quieren atacarlo por donde es más fuerte, sus relaciones con el gobierno nacional.

La obsesión de algunos actores de la política regional, los hace criticar por criticar, creyendo que de esa forma lograran convertirse en voceros de la oposición.

En esas sucesivas declaraciones escogen blancos equivocados al intentar crear una mala imagen del profesor Aristóbulo Istúriz.

Muchos son los que han errado en subestimar al actual candidato de la revolución.

En principio caen en cuestiones sin la mayor importancia como el color de su piel, ese era el gran argumento cuando fue designado candidato.

Hoy un diputado suplente, por cierto que viene de hacer política en otro estado, manifiesta que Aristóbulo se la pasa en Caracas, algo parecido decían en los días de campaña, pretendiendo hacer creer que el profesor no conocía la geografía regional, mucho menos a su gente, y los hechos demostraron todo lo contrario. Lo triste en este caso es que el denunciante nunca hizo política en Anzoátegui, solo se dedicó a transmitir desde una cabina de radio o televisión, programas de opinión.

Ahora este mismo señor insiste en la ausencia del candidato a gobernador, será porque no lo llama para nombrarlo su asesor, como lo hicieron otros políticos.

Los viajes del profesor a la ciudad de Caracas están súper justificados, sus resultados se observan en los presupuestos y asignaciones que consigue de los ministerios respectivos, además nos dimos el lujo de tener en El Palacio de Los Jardines, un dirigente nacional, reconocido por todos los sectores, y como si fuera poco vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela.

Aristóbulo está presente en todos los municipios con sus obras, con su mensaje lleno de esperanza, inspirado en el pensamiento de Hugo Chávez. No podemos jugar al fracaso de una gestión, si en realidad queremos nuestra entidad federal, mucho menos si la idea es ganar centimetraje en los distintos diarios locales. Levantar un liderazgo a punta de críticas, no llama la atención en nuestro país.

Fueron etapas quemadas, la gente quiere que se planteen soluciones. No ayuda a nadie posiciones extremas que desdibujen el rol de un dirigente político. En todo caso que busquen él y sus seguidores otra persona con quien ganar espacio, porque el profesor está curado contra esas aves agoreras, que afortunadamente son archiconocidas en la entidad.

Además, ahora está más preparado para consolidar la obra que inicio en nuestro estado.

Pedro de Lila